La relevancia de la gestión de equipos en proyectos de largo plazo

El reciente cambio de gabinete realizado por la presidenta Bachelet queda de manifiesto algo que muchas veces los líderes olvidan al momento de conducir un proyecto, sobre todo, cuando los desafíos son complejos y de largo aliento. 

 

Muchas veces, afirma Isaías Sharon, director ejecutivo Smart Coach, se pretende contar con las personas adecuadas para que acompañen a una organización, un proyecto o un líder por largo tiempo, sin considerar las fortalezas que cada miembro del colectivo tiene y cómo con ello aporta de forma directa al logro de las metas que se han planteado. Por esto, y más, es vital organizar la gestión de equipos en proyectos de largo plazo.

Un buen líder, señala Sharon, sabe que hay personas que son las indicadas para ciertos procesos particulares y que luego deben venir otras caras para hacer frente a los desafíos de ese momento.

Así, hay personas que son expertas en crear cosas que antes no existían, pero no las saben gerenciar de buena forma una vez que existen, otros son excelentes administradores y hay quienes saben hacer crecer algo que ya tiene lo necesario para ser potenciado. Todos los perfiles son interesantes y valiosos, pero no van en la misma fase de los proyectos.

Es cierto que al pensar como ejemplo este cambio de gabinete los motivos vinieron desde otras presiones y una situación más compleja, sin embargo, lo que es posible ver en este ejemplo tan público es cómo un equipo de ministros llegaron a implantar una agenda de grandes reformas, varias de las cuales hoy son ley, y que han causado tensión y repercusiones no menores en la sociedad en general. Ahora, vemos que son reemplazados por políticos más de centro y con estilo más dialogante, para poder poner en marcha una agenda de acuerdos y reactivación, que requiere de otras caras y nuevas confianzas.

Si estos objetivos serán alcanzados o no sólo el tiempo lo dirá, sin embargo, cuando lideramos equipos debemos tener presente quien es el mayor aporte para lograr el objetivo actual, y quienes serán los necesarios para continuar las siguientes fases que constituyen los proyectos de largo aliento y de gran escala, aunque también esto se puede ver en los pequeños desafíos y organizaciones de emprendedores.

Por muy bueno que sean ciertos elementos, no quiere decir que sean los mejores en todo momento, saber leer la pertinencia y ocasión para realizar estos cambios, le dará al líder la conformación de equipo que requiere para llegar de mejor manera y de forma más segura al objetivo que se ha propuesto.

Finalmente, Sharon asegura que los cambios no asusten entonces a quienes deben conducir los procesos, y que tengamos la claridad de incluso nosotros mismos darnos cuenta que no somos los indicados para todo y para siempre, pues saber ordenar el equipo antes de entrar al partido nos permitirá meter los goles para ganar los torneos.

Si has llegado hasta aquí, entonces quizá también te interese cómo gestional el talento humano. 

Ver columna en El Economista

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados