El escaso desarrollo de los nuevos talentos ejecutivos de las empresas

El mercado laboral se ha contraído y los espacios para desarrollarse profesionalmente se ven aún más competitivos. El gran volumen de profesionales de la más variada calidad ha llevado a que en la actualidad los jóvenes talentos encuentren un escenario que muchas veces se aleja de sus expectativas de rápido crecimiento profesional y aumento considerable en sus rentas, lo que debe brindar algunas consideraciones necesarias a las nuevas generaciones de profesionales.

Una de las primeras cosas que los nuevos talentos profesionales deben tener presente, es que a diferencias del Internet y sus smartphones, la carrera profesional tiene tiempos diferentes y no basta saber un par de trucos para llegar a la cima de las organizaciones. Si bien existen casos que desafían las condiciones establecidas y logran sus objetivos, también es verdad que la mayoría debe hacer un plan de desarrollo de carrera que considere más variables del entorno, como las económicas, políticas y culturales, al momento de pensar cómo dará los pasos para trazar su camino al crecimiento personal y profesional.

Cada vez más empresas están recortando sus presupuestos de capacitación y desarrollo, en un contexto mundial en que las economías se enlentecen y la incertidumbre es pan de cada día. Mientras, por su parte los profesionales en promedio duran 24 meses en cada puesto laboral, a diferencia de lo que ocurre con la generación sobre los cuarenta años, quienes duran en promedio seis años por cada empleo.

Este escaso desarrollo de los talentos ejecutivos en las empresas chilenas, lleva a que cada día más, cada profesional deba empoderarse de su plan de carrera y ponerse “manos a la obra” para construir la experiencia, los conocimientos y las habilidades que desea potenciar para llegar más lejos en su perspectiva profesional y laboral, donde el estudio permanente, el desarrollo de competencias socio-emocionales y los idiomas encabezan las opciones de quienes desean seguir creciendo independiente del apoyo de sus respectivas compañías.

En un mundo que va a gran velocidad, y donde la competitividad profesional ya es un dato de la causa, tomar decisiones de inversión de tiempo, recursos y capacidades personales, que se orienten al crecimiento y el desarrollo personal y profesional, es algo clave de lo cual ningún ejecutivo ni profesional en general se puede restar. ¿Y tú cuándo tomarás la decisión?

* Escrito por Isaías Sharon en Chile B – REVISA AQUÍ

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados