¿Cómo tener una buena relación con el jefe y subalternos?

“La capacidad de mejorar la comunicación y las relaciones con nuestro entorno laboral y personal, es algo que depende de nosotros mismos, y que podemos comenzar a aprender e incorporar para disfrutar de los beneficios que trae tener relaciones saludables, gratas y productivas. ¿Cuál implementarás primero?”.

Las relaciones humanas suelen estar repletas de situaciones que ponen a prueba nuestra capacidad de gestionar las emociones y llevarlas de manera inteligente a ser constructivas, agradables y lo más sana que podamos, aunque no siempre es sencillo y amerita tener presente algunos aspectos claves. En el ámbito laboral, esta complejidad en las relaciones también tiene aristas que suelen generar ciertas dudas que hacen preguntarse ¿cómo llevarme bien con mi jefe?  O ¿cómo relacionarme adecuadamente con mis subalternos?

Una de las cosas que usualmente pasamos por alto al comunicarnos con superiores y personas que reportan a nosotros, es tener una comunicación clara y directa. Es muy común que por buena educación o incomodidad personal tendemos a decorar nuestros mensajes a un nivel que muchas veces no es realmente claro lo que queremos decir. Ya sea por evitar un mal rato, no ser hirientes o no quedar en una posición complicada, hablamos mucho y decimos poco, lo que nos juega en contra en nuestros espacios laborales. Por ello, la primera recomendación es hablar claro y directo, pero esto no se debe confundir con ser agresivo ni mucho menos falto de respeto, por el contrario, con muy buena educación se pueden decir las cosas por su nombre.

Aprender a escuchar tiene un impacto radical en mejorar las relaciones en los espacios laborales. Desde la escuela estamos educados a tener respuestas y saber aquella que sea “correcta”, sin embargo, no se nos ha enseñado a escuchar efectivamente, por lo que perdemos información relevante de nuestro entorno que puede ser muy valiosa para gestionar proyectos y también nuestras relaciones con los demás. Por ello, antes de hablar asegúrese de oír adecuadamente y de forma atenta, sin estar pensando qué dirá luego que la persona termine, sino que buscando aprender de aquello que se nos está comunicando.

El cuerpo habla más que la boca. Nuestra comunicación no verbal constituye sobre el 90% de todo lo que expresamos a los demás, por ello, es de vital importancia comprender cómo nos movemos, vemos y relacionamos de esta dimensión. Cuando somos percibidos como personas “similares” a nuestro interlocutor, entonces seremos capaces de generar un vínculo de confianza que ayude a mejorar la relación, ya sea con el jefe, con nuestro equipo, o con cualquier otra persona.

La capacidad de mejorar la comunicación y las relaciones con nuestro entorno laboral y personal, es algo que depende de nosotros mismos, y que podemos comenzar a aprender e incorporar para disfrutar de los beneficios que trae tener relaciones saludables, gratas y productivas. ¿Cuál implementarás primero?

Ver publicación en El Mostrador

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados